La polémica celebración del festival Amanecer Bailando sigue generando quebraderos de cabeza a la alcaldesa de Móstoles, Noelia Posse.

Su empeño personal en acoger a cualquier precio este evento, desoyendo el rechazo mayoritario de la ciudadanía, de partidos políticos y de asociaciones y colectivos vecinales, le llevó a cometer ciertas irregularidades que, ahora, han ido un paso más allá.

Según publica eldiario.es, el Gobierno local dirigido por Posse adjudicó a dedo de forma irregular y saltándose la ley de contratación del sector público las labores de limpieza del parque Prado Ovejero, lugar elegido para la celebración de este festival en septiembre de 2018.

El citado medio digital publica unos audios que atribuye a funcionarios del Ayuntamiento de Móstoles en los que quedaría acreditado que el Ejecutivo socialista recurrió a “contratos verbales” por valor de más de 60.000 euros con determinadas empresas para proceder a la limpieza de este parque.

En los audios se ven involucrados dos altos funcionarios del Consistorio y dos cargos nombrados por el anterior Ejecutivo, del que ya era máxima responsable Noelia Posse, uno de ellos cargo de confianza nombrado directamente por la regidora, el ya exdirector de Planificación y Seguimiento de Infraestructuras.

En la reunión, celebrada en un despacho del ayuntamiento en enero de 2019, según asegura eldiario.es, el entonces director general de Hacienda advierte a los presentes de que la tramitación de estos contratos irregulares debe tratar de maquillarse antes de las elecciones de mayor de 2019 porque “si llega otro Gobierno, la tenemos liada y bien gorda”.

La propia oficial mayor del Consistorio reconoce que en este procedimiento “va a haber una parte bien hecha y una parte mal hecha”, y recomienda al director de Planificación que, en su informe, aluda a la “urgencia” para justificar estas presuntas irregularidades.